Blog de Óscar del Río

1kg de tecnología, 250g de sociedad, economía y otras especias

It was Beautiful

| 0 comments

Qué bonito y qué difícil es elegir una nueva dirección en nuestra vida, emprender un nuevo camino en busca de algo en lo que creemos va a ser mejor para nosotros.

Para mí, la vida es tomar decisiones, vivir es cambiar, apostar por una dirección sin la certeza de que todo va a ir bien pero con la convicción que la decisión es la mejor, pues es concebida desde una oportuna reflexión y madurada en la mente de cada uno.

El camino, en ocasiones abrupto, presenta obstáculos que es necesario afrontar para crecer. Cuanto mayores son los obstáculos más se crece al afrontarlos. La evolución de la persona se basa en conseguir pequeñas cosas que en conjunto componen otras de mayor envergadura.

Cada etapa de la vida metafóricamente hablando es un peldaño en una escalera cuyos escalones precedentes están compuestos por recuerdos, sensaciones y momentos y los posteriores se construyen con sueños, objetivos y metas y se consolidan con éxitos y fracasos para convertirse en vivencias.

Especialmente en el entorno laboral estamos expuestos a un microuniverso de oxígeno compartido, en el que la magia de las combinaciones y la probabilidad hace que personas cuyas vidas han sido condicionadas por situaciones distintas, aleatorias e impredecibles acaben luchando por los mismos objetivos de modo incomprensible a la par que fascinante.

Es gratificante alcanzar nuevos escalones de nuestra vida, evolutiva por naturaleza. También lo es ver cómo otros
a quienes estimamos lo hacen, pese a que esto signifique no estar en un escalón o microuniverso compartido y pasar de ser parte de su vida a ser parte de sus vivencias.

Quien se queda y quien se va deben adaptarse a la nueva situación. Ámbas partes congelan su realidad y viven desde ese momento realidades paralelas en micromundos distintos pero manteniendo el lazo y recuerdo de su realidad común.

Vivir la experiencia de permanecer la mayor parte de tu tiempo útil junto a una persona con la que eres capaz de comunicar casi telepáticamente es algo que crea adicción y que causa tristeza cuando se pierde. Siempre queda la esperanza de que lo único que varíe es el tiempo que pases con esa(s) persona(s) .

Realmente al llegar al fin de una etapa te das cuenta que todo fue bonito mientras duró y que nada puede permanecer por siempre, todo debe cambiar, fluir, como decía Heráclito.

Heráclito de Éfeso

Nada es permanente a excepción del cambio.

Todo fluye, todo cambia, nada permanece. No podemos bañarnos dos veces en el mismo río ya que ni el río ni nosotros seríamos los mismos

Todo pasa, nada es.
Do you remember?
Good luck my friend, I’ll see you soon.

P.D. Perdonad el Off-Topic

Deja un comentario

Required fields are marked *.