Blog de Óscar del Río

1kg de tecnología, 250g de sociedad, economía y otras especias

Viaje a Londres

| 6 Comments

Taxi londinense
A 2 días de la vuelta, mucho más descansado y despierto, voy a escribir cómo se desarrolló el viaje a Londres. Lo intentaré describir de la forma más clara posible dando la mayor cantidad de datos ya que puede ayudar a quienes quieran acercarse por allí.

El viaje fue un universo de nuevas sensaciones y estímulos. Todo era nuevo para mis ojos y miraba a todas partes intentando no perderme ningún detalle de las calles por las que anduvimos. Sentía perderme algo cuando miraba hacia un lugar, ya que centrar mi atención en ese sitio hacía que obviara el resto aun sabiendo que podría ser más interesante, es como una fotografía en la que limitas tu punto de vista al ancho del objetivo.

Viajar nos permite precisamente eso, ver los distintos puntos de vista de un lugar como nunca lo podría mostrar una fotografía, en tres dimensiones, con un objetivo ilimitado y tantos megapixeles como tengan nuestros ojos. También tenemos a nuestra disposición el contexto sensorial de esas fotografías, audio, tacto, olfato…

Precísamente la variación del contexto sensorial y de espacio/tiempo hace que cada viaje sea distinto, incluso visitando los mismos lugares. Por eso además de viajar a otros sitios quiero visitar los sitios que ya he pisado para sentir como influye este cambio de contexto con el paso del tiempo.

Comencemos el viaje…


Día 1
( 20 de Enero de 2006)

Llegamos a la terminal de vuelos internacionales (T1) del aeropuerto de Madrid Barajas (MAD) a eso de las 19:30, hora española.

Realmente fuimos a la Terminal 1 por deducción porque en la confirmación de vuelo de EasyJet en ningún sitio existía un apunte que así lo indicara. Eso nos hizo dudar al llegar al aeropuerto y preguntamos en información por los mostradores de EasyJet.

Afortunadamente estábamos en la terminal correcta y también afortunadamente los mostradores de EasyJet estaban muy cerca. Pese a no estar todos juntos todavía decidimos ir a factuar las maletas para no seguir cargando con ellas. El proceso de facturación no fue traumático, llegamos a la cola y en apenas 10 minutos habíamos facturado.

EasyJet es una compañía en la que no se asignan asientos a los pasajeros, simplemente se son elegidos al entrar al avión, aun así dan una cierta prioridad a la gente a la hora de facturar.

El sistema consiste en asignar a los pasajeros a un grupo según su hora de facturación. Existen 4 grupos de embarque (A,B,C,D) que son asignados por orden de llegada, de modo que los primeros en facturar son asignados al grupo A, posteriormente al B y los últimos van a parar al C o al D. En el embarque los empleados de EasyJet llaman a la gente por orden prioritario, de modo que quienes antes facturan antes entran al avión y entre más sitios pueden elegir.

En Barajas
Sobre las 20:10, todos juntos y facturadas las maletas, decidimos tomar una cerveza en un bar del aeropuerto. La hora límite de embarque estaba prevista a las 20:45, por lo que sobre las 20:35 decidimos entrar a la zona del aeropuerto interna donde se encuentran las puertas de embarque. Después de pasar los controles oportunos en los que me tuve que despojar del cinturón, fuimos a una de esas cabinas de cambio de divisas, del BBVA creo recordar.

Cambié mis Euros a Libras y una vez los demás lo hicieron fuimos a la puerta de embarque, que también afortunadamente no estaba muy alejada del lugar en el que nos encontrábamos.

Llegamos a la puerta justo a la hora límite de embarque aunque el embarque ni siquiera había comenzado. Tuvimos que esperar unos 10 minutos hasta el comienzo del embarque del grupo de prioridad “A”.

A eso de las 21:05 estábamos ya en el avión, y por motivos que aún desconozco, pasó casi 1 hora desde que nos sentamos hasta que despegamos. Casi una hora de retraso en el vuelo de ida.

Llegada a Luton

El vuelo no se hizo muy largo, llegamos a Luton sobre las 22:45 hora inglesa, es decir, tardamos más o menos 1 hora y 50 minutos.

Al llegar allí solicitamos información a un empleado del aeropuerto para tomar el autobús linea 757 de la Green Line que nos llevaría desde el aeropuerto hasta el centro de Londres (en Marble Arch).

Antes de salir del aeropuerto ya había comprobado que en el Reino Unido el orden es uno de los pilares de su sociedad, al final de la cola para pasar los controles de pertenencias del aeropuerto había una línea pintada en el suelo donde había que esperar a nuestro turno. Esta línea la crucé pocos pasos sin darme cuenta y uno de los encargados dejó sus tareas y me instó a mantenerme detrás de la línea.

Fue muy fácil y rápido, los autobuses estaban justo a la salida del aeropuerto, y la Green Line era la única línea que estaba operando a esa hora. Hicimos cola durante unos 10 minutos escasos y subimos al autobús. El precio por el viaje de ida y vuelta fue de 11,50 Libras.

Llegada a Londres

Llegamos a Londres después de una hora aproximadamente. El viaje desde el aeropuerto fue muy divertido por la conducción inglesa. Cada cruce, rotonda o incluso cada recta nos parecía apasionante ya que nos daba la sensación de ir marcha atrás, era como poner las carreteras en un espejo y conducir en el reflejo de éste.

Paramos en la estación de Marble Arch, la más “cercana” a nuestro hostal. Pese a que el conductor del autobús nos dijo que en 10 minutos andando podríamos estar en el hostal esto fue bastante distinto. Anduvimos por Bayswater Road al menos durante 20 minutos hasta llegar a Lancaster Gate. Una vez estábamos allí, al no encontrar la calle en el mapa comenzamos a preguntar.

Ciertamente estábamos a pocos metros de la calle, hubiera bastado caminar 100 metros en la dirección que andábamos y girar a la derecha, pero en ese momento debido a las indicaciones y también debido a que había varias calles con nombres muy parecidos nos hicieron estar deambulando durante 1 hora hasta dar con el Hostal.

Hostal Smart Hyde Park View


Llegada al hostal

El hostal se llamaba Smart Hyde Park View, y estaba situado en el 11 de la Craven Gardens Street. En el 11 en realidad no había una entrada, sólo un papel que decía que la entrada estaba a la vuelta de la esquina, y casi nos pasamos el hotel de largo, ya que como se puede ver en la foto es el número 16, pues hasta que nos acercamos y vimos que en la placa de la derecha se leía Smart Hyde Park View dudamos un momento si era o no era el hostal en cuestión.

Una vez comprobado que efectivamente estábamos en el lugar adecuado y después de suspirar de alivio por haberlo conseguido accedimos a su Hall. Es un Hall bastante particular. No debía tener más de 40 metros cuadrados, al entrar nos encontrábamos a la derecha la recepción y a la izquierda una especie de Pub improvisado con una barra y algunas mesas, con música americana/inglesa y con un grupo bastante numeroso de personas bailando y bebiendo.

Me gustó la recepción, ya que sabía que al estar cansado ese día no iba a ser capaz de salir a tomar algo y el Pub de la recepción sería un buen destino en la primera noche al menos. ANOTACIÓN: El equipo de música del Pub era un Ipod video y alguna vez usaban el reproductor divx/dvd que tendría Mp3.

Hicimos el check-in unos 10 minutos después de entrar a la recepción ya que había otro grupo antes. Durante el check-in tuvimos que pagar el total de las habitaciones con el 10 % descontado ya que lo habíamos pagado en concepto de reserva. En total fueron 50 Libras por persona (3 noches) + 10 libras de depósito por la tarjeta/llave personal de la habitación. Este dinero lo devolvieron en el check-out, por lo que no pudimos disponer de ese dinero durante la estancia en Londres.

Nuestra habitación era la 306 que al contrario de lo que se puede pensar estaba en el primer piso. Después de una serie de intentos conseguimos entrar a la habitación y bajamos al Pub de recepción una vez pasamos una serie de curiosos acontecimientos con la gente alojada en el hostal, a esas horas ya borrachos y cariñosos :)

En fin, bajamos a tomar unas pintas de cerveza y preguntar si nos daban llaves para los armarios de la habitación ya que había 6 y sólo teníamos 1 abierto. El amable recepcionista me comentó que por supuesto podía pedir las llaves la mañana siguiente previo pago de 1,50 libras cada una en concepto de depósito. Realmente no usamos los armarios para casi nada por lo que declinamos la oferta del recepcionista.

Nos sentamos en el Pub en una de las mesas del fondo y pedimos unas Pintas de cerveza (aproximadamente 0,5 litros). Estuvimos charlando durante un buen rato, cenamos algo del poco fiambre y demás que habíamos comprado en España antes de partir y a eso de las 3 a.m decidimos subir a la habitación a dormir.


Día 2
( 21 de Enero de 2006)

El segundo día nos levantamos, por turnos, entre las 8 y las 9 a.m. El desayuno era servido hasta las 9:30 y he aquí un nuevo encuentro con la sociedad Inglesa, la puntualidad. Los últimos en levantarnos llegamos a la sala del desayuno a las 9:30 y no nos lo sirvieron. Tuvimos suerte y las chicas pensaron en nosotros para guardarnos algo de desayuno. Fueron unas tostadas con mermelada y un café con leche.

Nuestro objetivo este día era visitar las zonas más típicas de Londres y así lo hicimos. Durante la mañana visitamos Picadilly Circus,Trafalgar Square, Abadía y palacio de Westminster, Big Ben y London Eye

Lancaster Gate

A primera hora, después de desayunar, acudimos a la estación de Lancaster Gate para adquirir el Day Travel Card de las zonas 1,2. Este pase permite viajar por el centro de Londres en Metro o autobus durante 1 día por 4,90 libras.

Todos en Picadilly
Fuimos a la parada de autobús más cercana y tomamos uno de camino a Oxford Circus. El número no lo recuerdo, quizá el 394. Decidimos subir al piso de arriba, desde allí todo se ve mejor, durante el trayecto prácticamente no hablamos, lo pasamos observando cada detalle de la ciudad y cuando nos quisimos dar cuenta estábamos en Oxford Circus.

Desde Oxford Circus tomamos Regent St hacia la plaza de Picadilly Circus, donde nos esperaba Eros. Regent Street es una calle muy comercial y caminando por ella nos encontramos una tienda de Apple bastante grande, alguna que otra tienda de Gadgets y una Megastore de Virgin justo antes de llegar a Picadilly. También tiene sus rincones con encanto, como esta calle, Heddon street creo recordar.

Al llegar a Picadilly Circus nos hicimos varias fotos junto a la fuente (incluidas unas que nos tomaron una pareja de españoles) y junto a la esquina de Picadilly repleta de anuncios luminosos que, en ese momento, no se distinguían correctamente por la luz del Sol.

Después de unos momentos en Picadilly Circus, decidimos continuar nuestra marcha por Regent Street. Nos acordamos bajando por esa calle que no habíamos comprado un conversor del enchufe español al Inglés por lo que entramos en una especie de Joyería donde l@s emplead@s eran japoneses/as y le preguntamos a una de las vendedoras dónde podíamos encontrar el convertidor. Después de hablar un momento con ella explicándonos que probablemente no funcionarían y dónde poder encontrarlos se adentró en la tienda y volvió con el convertidor en sus manos. Increiblemente lo tenían a la venta a pesar de que no era una tienda de tecnología. El caso es que no lo compramos al final en esa tienda y pedimos que nos explicaran donde adquirirlo con un mapa. Sacaron un mapa en perfecto Japonés y nos marcaron la calle Tottenham court Road y sus alrededores, que según la chica Japonesa era la zona tecnológica de Londres.

En ese momento apunté a mi lista de “lugares por visitar” aquella calle marcada en el mapa.

Continuamos andando por Regent Street hacia la Plaza de Waterloo y en Pall Mall giramos hacia Trafalgar Square. A medida que recorríamos Pall Mall se distinguía la National Gallery con más claridad, en esta foto podemos ver la National Gallery desde Pall Mall.

National Gallery

En Trafalgar Square hicimos un alto en el camino, es una plaza de las más monumentales que he visitado. Me hubiera gustado poder realizar una vista panorámica de toda la plaza ya que en cada sitio de ella centraba la atención para fijarme en algún pequeño detalle. Una plaza llena de detalles.

Cuando paseamos un rato por la plaza Cris y David decidieron subirse a uno de los leones para hacerse la foto.

Al rato decidimos continuar, cruzamos Charing Cross y bajamos por Whitehall, la calle donde está situado el Ministerio de defensa y el cuartel de la guardia a caballo de la Reina.

Mientras nos hacíamos unas fotos en el cuartel de la Guardia con los típicos soldados y sus caballos comenzamos a escuchar el sonido de muchas gaitas y tambores. Al mirar hacia el otro extremo de la calle vimos que comenzó a haber movimiento de gente haciendo un pasillo y decidimos cruzar a ver que pasaba. Era un desfile de mucha gente vestida con trajes típicos.

Me sorprendió enormemente que en el desfile cortasen parte de la calle en un momento y al instante de terminar el desfile la calle volvía al tráfico como si nada, sin ninguna dificultad.

Al bajar la calle, un poco más abajo del Ministerio de Defensa, había una manifestación contra la violencia.

Después de ver la manifestación continuamos bajando la calle hasta los jardines al lado de la abadía de Westminster y el Parlamento. Con la Abadía de frente y el Big Ben a nuestra izquierda nos sentamos en el parque a comer algo e hicimos alguna foto

London Eye
Una vez descansamos durante un breve espacio de tiempo en el parque fuimos a ver la abadía de Westminster, para posteriormente admirar en detalle el lateral de las casas del parlamento.

Subimos la calle hacia el norte hasta el cruce con la calle del puente Southwark. Admiramos el Big Ben, el London Eye, el Támesis y después decidimos buscar un Pub para tomar unas Pintas de cerveza y relajar nuestros doloridos pies.

Ya que habíamos comprado la “Day Travel Card” tomamos la decisión de tomar el Metro en la estación de Westminster hacia Oxford Circus. La PDA y el programa “Metro” calcularon el camino más corto, tomando la Jubilee Line hasta Green Park y después la Victoria Line hasta Oxford Circus. En unos 10 minutos habíamos llegado a la estación de destino.

Salimos de la estación y fuimos por la calle de la derecha paralela a Regent Street. Prácticamente a 20 metros nos encontramos un Pub y fue el elegido para las pintas de cerveza.

Estuvimos una hora y media o dos horas allí, filosofando y manteniendo conversaciones con temas bastante interesantes hasta que decidimos salir.

Habíamos quedado en cenar por la zona del Soho y todavía quedaban unas horas para la cena. En ese momento nos dividimos, David, Cristina, Laura y Susana fueron al Hostal un rato y Cris y yo fuimos a Tottenham Court Road, la calle que nos había comentado la chica japonesa de la tienda. Tenía ganas de ir a esa calle para ver las tiendas de tecnología.

Cuando llegamos allí, tomamos en Oxford Circus el Metro hasta Goodge Street, comenzamos a pasear por la calle y no vimos demasiadas tiendas de tecnología. Nos metimos en un PC WORLD (como la revista de aquí, con el mismo logo y todo) y estuvimos echando un vistazo. Hasta el día siguiente no descubriría que la chica japonesa me había señalado dos calles secundarias de Tottenham Court Road. Al no haber muchas tiendas decidimos mirar el mapa para ver los sitios importantes de la zona. Decidimos pasear hasta el Museo Británico, que está muy cerca del metro de Tottenham Court Road

Entramos por la puerta de atrás y todavía quedaba alguna zona abierta para la visita, aun así sólo estuvimos un rato paseando por la tienda situada en el Hall central (Debajo de la Cúpula). Paseamos un rato por allí y después al salir decidimos buscar un sitio donde tomar un café. Paseamos por las calles sin preocuparnos por donde estábamos hasta encontrar una hamburguesería en la que vendían Café, la verdad era un sitio bastante agradable y las hamburguesas tenían una pinta genial. Después del café se acercaba la hora de encontrarnos con los demás. Habíamos quedado en Oxford Circus para salir al Soho a cenar. Salimos de la hamburguesería y caminamos hacia la estación de metro de Tottenham Court Road o Warren Street (1ª laguna mental). Allí tomamos el metro y bajamos en Oxford Circus.

Fuimos al punto donde habíamos quedado y no habían llegado, así que fuimos al Nike Town que hay en Oxford Street cerca de la estación de Oxford Circus. Realmente impresionante, un edificio entero hecho tienda Nike.

A los pocos minutos nos llamaron al móvil para comentarnos que ya estaban donde habíamos quedado, así que salimos del Nike Town y fuimos allí.

Anduvimos un rato por la zona de Oxford Circus Station y el Soho buscando un lugar para cenar y llegamos al Masala Zone, un restaurante Indio situado Marshall Street, por la zona del Soho. La verdad esta zona me gustó bastante porque era la zona más multicultural de Londres, encontrábamos allí mucho cruce de culturas, incluso hay una ChinaTown dentro de ese barrio.
En el Masala Zone yo me pedí un Regular Thali de cordero, este es el Grand Thali que se pidió David. La camarera me dio a elegir el grado de picante y le dije explícitamente que odiaba el picante por lo que no quería ningún grado de éste. De bebida pedí una CocaCola, bueno dos, porque la primera sucumbió al poder del “suave y ligero” picante.

La comida en total (6 personas) nos salió por 82,55 Libras, unas 14 Libras por persona. La verdad no estuvo mal de precio ya que fueron bastante generosos con la cantidad de picante que ponían en el plato :) .
Pub

Después de salir de allí decidimos ir al Hostal ya que el día había sido duro así que subimos a un autobús en Oxford Circus. A las 2 o 3 paradas nos dimos cuenta de que estábamos en Picadilly Circus, por lo que íbamos en dirección contraria. Creo recordar que una vez nos paramos por allí aprovechamos para tomar algo en un Pub de la zona y después fuimos al Hostal en Bus. Esperando al autobús en Regent Street vimos un Aston Martin. No había comentado nada de esto, pero es significativo. En el centro de Londres se ven muy buenos coches, acabas prácticamente acostumbrado a ver coches Porsche, BMW, Audi, Mini, así como coches asiáticos de gran cilindrada. Muchos de ellos tienen alguna modificación para aumentar su sonido o potencia. Además de estos, que terminas por acostumbrarte, vimos coches de lujo como limusinas, Hummer (Limusina y H2) Ferrari F40, en fin, un paraíso para la vista y el oído de cualquier amante del motor.

Cuando llegamos al Hostal estábamos muy cansados, subimos un momento a la habitación y las chicas se quedaron, pero David y yo echamos el resto y nos bajamos al Pub del Hostal. Y allí estuvimos hasta las 4 de la mañana tomando pintas de cerveza y observando cómo eran las fiestas por allí. Teníamos suerte en el Hostal ya que era de los pocos sitios de la zona, por no decir el único, que abría 24 horas, por lo que mucha gente del barrio venía a tomar algo allí. Había bastante buen rollo y todo el mundo hablaba con todo el mundo.

Nosotros conocimos a una chica húngara llamada Nara que estudiaba arquitectura en Londres. La estuvimos preguntando un poco las curiosidades de vivir allí, como cuánto pagaba por su alquiler, si se había adaptado rápido, si había aprendido el idioma antes o después de llegar allí, en fin, de todo un poco. La verdad era bastante maja, pena que se me olvidase pedirla el email para poder contactar con ella desde aquí.

A eso de las 4 a.m. terminó el 2º día en Londres para nosotros. Después de resetear las tarjetas en recepción (10 minutos probando y no abrían) logramos entrar en la habitación y acostarnos a oscuras sin despertar al resto.


Día 3
( 22 de Enero de 2006)

Museo Británico

La mañana de la segunda noche fue bastante dura. Habíamos dormido apenas 4 horas y media y no habíamos descansado lo suficiente después de la gran paliza del día anterior. Decidimos no preocuparnos por el desayuno del Hostal e ir con tranquilidad. Desayunamos algo de lo que quedaba de comida en la habitación y a eso de las 10 a.m. salimos. Nos habíamos dividido, David y yo íbamos a visitar el Museo Británico mientras Cris, Laura, Susana y Cristina visitarían en mercadillo de Candem Town.

Salí del hostal junto a David y de camino a la estación de Lancaster Gate me comentó que le apetecía pasear un rato por Hyde Park. Nos dimos un paseo e hicimos algunas fotos
. Acto seguido fuimos a la estación de Lancaster Gate, donde compramos el Day Travel Card y tomamos el Metro hacia Tottenham Court Road para ir al Museo Británico.

Pese a haber entrado al museo el día anterior nos perdimos y fuimos a parar mucho más arriba, cerca de Goodge Street Station, nos situamos con la ayuda de un vendedor y con su ayuda y la del mapa llegamos en un momento al British.

Estuvimos unas 2 horas paseando por el museo, con los descansos oportunos ya que el cansancio acumulado se iba notando, es curioso ver cómo las culturas egipcia y griega eran capaces de realizar esas esculturas tan maravillosas. También era curioso ver las radiografías a las que habían sometido a las momias egipcias, que mostraban algunos de sus órganos y sistema óseo como si los años no hubieran pasado.

Al salir del British compramos un perrito caliente en un puesto ambulante de la puerta (donde intentaron timar a David con el cambio) y decidimos caminar sin rumbo buscando un Pub donde tomar una cerveza. Curiosamente encontramos una de las calles de tecnología que nos había citado y marcado en el mapa la chica japonesa de la tienda de Regent Street, había muchas tiendas de comunicaciones, donde podías desbloquear el móvil, de sonido, de informática y hasta tiendas donde encontrar vaqueros al 50 %, una calle bastante chula, más adentrada en Londres y lejos de la típica calle turística.

Después de un rato andando por la zona acabamos en un Pub en la Dean Street (muy cerca de la estación de Tottenham) en el que éramos los únicos turistas. Tomamos una pinta de cerveza y recibimos un mensaje de Cris comentando que iban para la London Bridge Station. Contestamos que íbamos para allá y en un momento tomamos camino hacia la estación de metro de Tottenham Court Road después de un trasbordo en Bank llegamos en el tiempo estimado a London Bridge Station y al ver que no habían llegado decidimos comer en un sitio donde servían Pollo frito y patatas.

City Hall
Cuando estábamos terminando vinieron las chicas y salimos de camino al Tower Bridge. Nos hubiera gustado entrar a London Dungeon pero en Londres anochece muy pronto y queríamos disfrutar de las últimas horas de luz.

Esa tarde nos habíamos planteado ver el Tower Bridge y London Tower y así lo hicimos. Hicimos fotos del edificio City Hall, del horizonte que forman el Tower 42 y el Swiss Re Tower. Después cruzamos el Tower Bridge para acercarnos a la London Tower. Paseamos por los alrededores, hicimos una foto a Traitors Gate y nos sentamos un rato en un banco a descansar.

Después de pasar un rato por las tiendas de souvenirs de London Tower (donde adquirí un llavero de recuerdo) decidimos, tras descartar Harrods, ir a conocer China Town para después cenar por la zona, y así lo hicimos.

Cogimos el metro en Tower Hill camino hacia Leicester Square, en pleno Soho y a 2 calles de China town. Dimos un paseo por la zona (Chinatown no es muy grande) y paramos en un Pub a tomarnos unas pintas. Cuando entramos sólo estábamos nosotros pero fue apareciendo gente y se llenó en poco tiempo.

Pasamos al menos 1 hora allí, era un sitio bastante cómodo, un buen refugio para el frío que hacía en la calle. Estando en el Pub decidimos buscar algún sitio para cenar porque ya apetecía.
Salimos del Pub y sin mirar el mapa nos perdimos por las calles que rodeaban Chinatown. Fuimos a parar a una calle en la que había varios sitios de Show Girls. Después pasamos por otra calle alternativa en la que probamos a entrar a un sitio para cenar pero salimos porque era incómodo cenar con la música a tope y después de andar un poco dimos con Ed’s Easy Diner (foto no hecha por mi), este restaurante me gustó especialmente, era el típico sitio americano de comida rápida ambientado en los años 50/60 al más puro estilo de la película “Regreso al futuro”. Podías elegir mediante un Jukebox una canción de esas épocas. Nosotros elegimos Good Vibrations (Beach Boys) pero no funcionó.

Yo me pedí una Cheese Cheese ( hamburguesa doble de queso) y de beber CocaCola, compartí unas patatas con queso fundido. En total creo que pagamos unas 5 Libras por persona, creo recordar (2ª laguna mental).

Después de salir de Ed’s dimos un paseo hasta encontrar un sitio donde tomar el postre. Entramos en un sitio en el que no me fijé en el nombre (3ª laguna mental). Tomé un Capuccino. Después de tomar el Café dimos el último paseo por el Soho investigando cualquier sitio interesante hasta que decidimos volver al Hostal tomando el metro. Al llegar a la estación de Lancaster Gate preguntamos por los horarios de la Green Line por la noche, no lo sabían muy bien pero nos dieron un número de teléfono para informarnos, era algo que nos traía un poco preocupados durante el día.
Fuimos al Hostal y nos informamos allí sobre un servicio de furgoneta que nos llevaba desde el Hostal hasta Luton por más o menos 30 Libras, y llamamos al número que nos había dado el señor del metro. Después de informarnos y de decidir como iríamos al aeropuerto David y yo nos bajamos a tomar unas pintas al Pub del Hostal. Después bajaron Cris y Laura y estuvimos allí toda la noche enlazando temas cada cual más interesante y profundo :) .

A las 3:30 subimos a la habitación para recoger las maletas y hacer el Check-out sobre las 4:00 a.m., ya que el avión salía a las 6:45. Nos devolvieron el dinero de depósito por las llaves y al rato estábamos camino a la parada de autobús más cercana. Pasó el autobús unos 20 o 30 minutos más tarde (había pasado 1 autobús justo al llegar).


Día 4
( 23 de Enero de 2006)

Este día enlaza con el 3, ya que técnicamente no dormimos. El autobús que cogemos va a Victoria Station. Allí tras una ligera confusión logramos llegar a la parada del autobús de la Green Line (757). Permanecemos un momento esperando y subimos. Estuve dormido desde que subí al autobús hasta que llegamos a Luton por lo que no tengo mucho que contar sobre el trayecto. Al llegar al aeropuerto de Luton recogimos las tarjetas de embarque (sin facturar) y fuimos a la puerta de embarque. Antes me compré una cabina típica inglesa llena de caramelos típicos ingleses, de recuerdo. Embarcamos justo a la hora planeada. Estuve dormido todo el viaje hasta Madrid, me desperté con el sonido que te informa de que debes ponerte el cinturón. Obviamente ya lo tenía puesto, no me lo había quitado, al poco tiempo aterrizamos en Barajas.

Fue un fin de semana inolvidable aunque quizás hubiera necesitado más días de estancia para tener una idea suficientemente fundada de lo que es aquello. La sociedad me pareció una sociedad educada, con valores y comprometida con su entorno.

Estoy deseando volver, aunque hay muchas cosas que ver por ahí también.

Posts relacionados:

London, nice to meet you | Road to London | A short Break in London (II) | A short Break in London

Todas las fotos del viaje en Flickr

Si alguien que haya venido al viaje detecta alguna “laguna mental” que me avise :)

Londres, Viajar, London

6 Comments

  1. El post es tan completo que al terminar es como si de verdad conocieras Londres!!!

    Te dejo un par de notitas más:

    http://lamoradadelviajero.wordpress.com/2011/03/17/london-eye-el-vigia-de-londres/

  2. Gracias Nacho!

  3. Estoy de acuerdo con Nacho, es un post muy completo! Yo acabo de reservar mi viaje y estoy muy ilusionada! Espero poder disfrutar de la ciudad con los cinco sentidos y estoy segura de que así será. Para quien esté planeando un viaje recomiendo aprovechar ofertas, que si buscas las encuentras, como la de la web memimo para Hotelopia: http://bit.ly/hotelopia8 Un saludo y enhorabuena por el blog!

  4.  No mme parece quee este videojuego pudiera llegar a ser el
    mas importante de esata generacion aun asi distrae muy

  5. Buena recopilacion
    Desde esta plataforma online podreis haceros con cualquiera
    de los nuevos modelos http://www.elbaratisimo.com

  6. es pefecta la calidad del sonido de las barras de sonido, yo tenia un home cinema y he cambiado a una barra y la diferencia
    estetica y de espacio es excelentes http://www.soundmedia.es

Deja un comentario

Required fields are marked *.